Bajo la falda de la larga noche caminé todo camino, luego me senté para morir al alba.



18 de mayo de 2010

Del Silencio y Sus Gritos: Ojos Yertos....




Los ojos yertos, los labios entreabiertos y la piel pálida.
Los cabellos flotando en el rió y una mano todavía en las aguas.
La pupila acuosa y entre las uñas algas.
La encontré esta mañana a mi niña, en la orilla donde la corriente es calma.



Suspiró anteanoche entre sus blandas sabanas.
Lloró con decoro hasta entrada el alba.
Y yo tan lejos, del pueblo y de ella, de la fortuna en andas.
Cardos y malezas en sus pies descalzos, y veinte escalones cubiertos de malva



Luego el jardín de infancia, adiós a los álamos y mas allá la veranda.
Caminó de puntillas por la hierba mansa y salto junto con sus lágrimas.
Y yo demorado entre gente extraña entre tanta fiesta y promesa vana.
Cuatro grillos viejos y una buena rana dan la despedida a mi bien amada.



La casa desierta, las cortinas bajas, sus ropas aun frescas oliendo a lavanda.
El lecho desecho y sobre la mesita mis finas navajas.
Mis ojos cerrados, puños apretados y el viento que silva junto con las ratas.
Y yo que estoy pronto para ir en su busca y el frió que penetra sin pudor en la estancia.

2 comentarios:

  1. bueno lo pedido, no me gusta analizar mucho los escritos de otros...
    Me gusta el manejo del tiempo poético como las cosas se van desenvolviendo lento pero no torpemente.

    Me gusta el final que le das, la idea se va haciendo grande al final y es clara " y yo estoy pronto para ir en su busca!"

    no termina de gustarme [aclaro no quiere decir que este mal para nada. solo digo que no termina de gustarme] la anteultima estrofa la que cominza con : "Luego el jardín de infancia" me parece que no tiene el mismo ritmo que las otras y que pierde un poco de musicalidad.

    el escrito entero es muy bueno, me gusta mucho. como te dije me hace acrodar a un poema que tenía yop.

    ResponderEliminar